Los beneficios del ballet para la salud y el bienestar

El estrés, las malas posturas y la falta de flexibilidad son problemas que con el paso del tiempo van mermando nuestra salud y nuestra calidad de vida. Los beneficios del ballet son notables incluso desde edades tempranas, y te ayudan a preparar tu cuerpo y tu mente para afrontar los retos del día a día con mayor energía y optimismo.

El ballet y la salud: una propuesta multidisciplinar

Todas las actividades físicas repercuten de manera positiva en el organismo. Mantenerse físicamente activos es una forma estupenda de cuidar de la salud de nuestros huesos, músculos y articulaciones.

La particularidad del ballet es que no solo implica trabajo físico. La parte artística y creativa de esta disciplina hace que los beneficios del ballet se extiendan también al plano psicológico y emocional.

El ballet es deporte, es arte y es imaginación. Esta combinación de factores favorece al desarrollo de cualidades físicas, mentales y sociales que promueven una vida más saludable, tanto por dentro como por fuera. En definitiva, es un modo estupendo de sentirse bien.

Ventajas de practicar ballet a cualquier edad

Así como otras disciplinas más estrictamente deportivas no son recomendables para todas las edades, el ballet es una actividad que puedes practicar en todas las etapas de la vida. Dependiendo del momento en el que te inicies en la práctica de ballet, de tu dedicación y de los progresos que vayas realizando, el alcance de estos beneficios será más o menos notable.

En cualquier caso, siempre encontrarás un buen motivo por el que ponerte el maillot y las zapatillas a cualquier edad. Aquí tienes algunos ejemplos de cómo el ballet supone una transformación favorable para tu bienestar en cuanto empiezas a practicarlo.

Beneficios del ballet en adultos

  • Desarrollo de la memoria: ritmos, movimientos, coreografías… El cuerpo y la mente trabajan conjuntamente durante el baile para adaptarse rápidamente a cada cambio de compás o de postura. La memoria es una herramienta esencial a la hora de alcanzar la armonía en el baile.
  • Mejora del riego sanguíneo y la respiración: el movimiento de todo el cuerpo al bailar favorece al riego sanguíneo. Aunque las primeras clases pueden resultar algo más agotadoras, una vez que se encuentra el equilibrio entre el movimiento y la respiración, el ballet ayuda a reducir el cansancio y la fatiga del día a día.
  • Trabajo físico integral: la práctica habitual de ballet es una forma estupenda de combatir el envejecimiento. Durante el baile se trabajan músculos y articulaciones de todo el cuerpo, promoviendo la agilidad, la flexibilidad y la fortaleza, al tiempo que se corrige la postura para prevenir molestias comunes como los dolores en piernas y espalda.
  • Acaba con el estrés: los movimientos y posturas que se practican en una clase de ballet suponen un importante trabajo cardiovascular. Durante este proceso, el cerebro libera una gran cantidad de endorfinas, también conocidas como “hormonas de la felicidad”. Este es uno de los motivos por los que el ballet ayuda a acabar con el estrés, mitiga la ansiedad y regula con eficacia el estado de ánimo.

Beneficios del ballet en niños

  • Desarrollo intelectual: la práctica de ballet implica el conocimiento de ritmos y tiempos que resultan de gran ayuda en la resolución de problemas matemáticos. Además, es una disciplina que exige una gran concentración y que requiere de una gran capacidad de trabajo, algo fundamental en la consecución de cualquier objetivo académico o intelectual.
  • Mejora de la fuerza y el equilibrio: la práctica habitual de movimientos que exigen el funcionamiento coordinado de diferentes partes del cuerpo favorece a una mejora en la condición física general de los niños. A través de la danza es posible obtener una mayor fuerza muscular y un mayor equilibrio que se traducen en una mayor resistencia a la hora de realizar cualquier actividad.
  • Sociabilización: la danza es una actividad social en la que los niños aprenden a relacionarse con otros niños que comparten sus mismas inquietudes artísticas. Si bien hay mucho de autodisciplina, el ballet también exige trabajo en equipo. Esta parte más cooperativa de la danza favorece al desarrollo de las capacidades comunicativas y ayuda a los niños a relacionarse mejor con su entorno.
  • Potencia la creatividad: a través del baile se pueden expresar sentimientos, anhelos e ilusiones. El ballet es un impulso al gran potencial creativo de los niños a través de una forma de expresión que les permite liberar su imaginación para sentirse en sintonía con la música y el movimiento.

Equípate con la mejor ropa de ballet y sácale partido a los beneficios de la danza. Llevamos años ayudando a bailarinas de todos los estilos a cumplir con las metas más exigentes. Es el momento de que disfrutes de tu pasión por el ballet con un look genuino que exprese tu manera única de sentir la danza.