Consejos para preparar una audición de ballet

Llegó el momento de la verdad, el de demostrar lo que vales encima del escenario y dejar a los jueces la mejor impresión posible. El papel de tu vida puede estar a la vuelta de la
esquina.

Destacar en una audición de ballet depende de múltiples factores, no sólo del talento y la destreza sobre las tablas. A continuación recopilamos una serie de consejos para preparar una audición de ballet con solvencia y presentarte con la sensación de confianza necesaria para tener un papel en la obra. Toma nota.

Cuida al máximo tu estética e indumentaria

Tu presencia de cara al auditorio es fundamental. Elige con especial dedicación tu maillot, falda o tu total look e intenta que sea acorde tanto a la audición como a tu estilo. Realza tu arte y deja que la propia vestimenta te haga sentir segura y en plena forma. Procura también que las zapatillas sean las adecuadas, que te sientas cómoda y seas capaz de realizar cualquier ejercicio y movimiento con ellas. La excelencia empieza por cultivar tu propio estilo y transmitirlo con intención.

Te damos algunos consejos sobre tu indumentaria:

Te damos algunos consejos sobre tu indumentaria:

  • Elude una indumentaria que se pueda interpretar como excesiva o pretendidamente chillona. Destacar demasiado puede ser contraproducente.
  • Si lo necesitas, busca asesoramiento estilístico. Para ello puedes contactar con otras figuras del ballet en tu ciudad o, si quieres una opinión experta, en nuestra tienda podemos guiarte para que luzcas encima del escenario con la mejor imagen posible.
  • Elige un material especializado de calidad. Lo barato muchas veces sale caro; lo ideal es que las mallas, los leotardos, los conjuntos, la falda y/o las zapatillas estén perfectamente adaptadas para el ballet, sean flexibles y sujeten todo nuestro cuerpo.
Wardrobe essentials maillot alborán

La preparación física puede ser un factor decisivo

Es conveniente presentarse a la audición en plena forma física. Procura haber llegado con un buen bagaje de entrenamientos a tus espaldas, así demostrarás también tu compromiso con la obra interpretada.

Antes de salir a escena, realiza un calentamiento previo. Ojo, los estiramientos son imprescindibles para preparar tu cuerpo para la danza. Tan solo debes buscar el lugar adecuado donde retirarte algunos minutos antes de la audición e ir calentando el cuerpo. La preparación física exige compromiso y disciplina, como todo el ballet.

Realiza ejercicios de concentración y respiración

Intenta acudir a la audición con cierta relajación. Sabemos que los nervios son incontrolables, y, en algunos casos, incluso nos aporta una saludable excitación. Pero hay formas de templarlos.

Intenta haber dormido lo suficiente la jornada anterior, un mínimo de ocho horas. Los días antes de la audición, evita comilonas copiosas o cualquier tipo de ingesta que pueda desestabilizar tu estado físico natural.

Luego, puedes realizar varios ejercicios respiratorios antes de salir a escena. Inhala aire por la nariz de manera profunda, retenlo en tu cuerpo y exhala muy lentamente. Repítelo varias veces y comenzarás a sentir cierta calma. Intenta, a su vez, concentrarte en el ejercicio que vas a realizar y proyectarlo en tu mente. Te ayudará a sentirte segura y eliminar el factor de incertidumbre de la ecuación.

Trabaja todo el lenguaje corporal y el mensaje que proyectas

Como bien sabrás, en el mundo del ballet, y sobre todo a un nivel profesional, cada mensaje cuenta. La actitud de la bailarina es importante en la decisión final. Primera obligación: sé puntual en tu cita. Esto demuestra respeto y profesionalidad. Luego, trabaja tu feeling: debes transmitir seguridad, entusiasmo, compromiso, optimismo. Para ello puedes trabajar tus posturas y expresiones.

Asimismo, escucha bien todas las instrucciones que te den desde el grupo director o el coreógrafo de la audición. Muestra atención a los detalles e intenta cumplir con sus peticiones. Si tienes algún error o algo no entiendes, sé honesta. La sinceridad es una virtud. Templa los nervios y da lo mejor de tí misma.

Lo más importante: cultiva tu expresión como artista y transmite tu arte

Pues sí, muchas veces cuidamos tanto el envoltorio que finalmente pasamos por alto lo más importante de todo: el plano artístico. Ensaya, ensaya y ensaya. Con cada uno de los ensayos irás perfeccionando tu técnica y tendrás más margen para aderezar tus movimientos de tu sello personal. Debes mostrarle a los jueces tu capacidad para emocionar y evocar sentimientos. No tengas miedo, muchos de los miembros del jurado han pasado por donde estás tú y serán comprensivos ante posibles errores fruto de los nervios.

Da rienda suelta a tu interpretación de la música, procura tener cierta originalidad y cuida con esmero la técnica de cada movimiento, la alineación y las posturas. Tu cuerpo se convertirá en un nexo donde fluye la historia que estás interpretando.

Si no consigues el papel, no te desanimes. Insiste.

Si se diera el caso de que no te eligen para el papel, hay que relativizar este momento y restarle trascendencia. Ten en cuenta que son muchas las personas que aspiran al mismo y que también se han preparado con entusiasmo y dedicación la obra en cuestión. La competencia es dura. Y los traspiés también dependen del jurado. Hasta a The Beatles los rechazaron en la ya histórica audición de Decca donde les dijeron que “los grupos de guitarra pronto pasarían de moda”. Si te descartan, levántate y ánimo, a seguir intentándolo. Tienes toda una vida por delante.